Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

Muchas personas sufren dolor en el hombro durante meses y años, pero con la terapia adecuada, a menudo se puede eliminar rápidamente sin tratamiento invasivo. El dolor de hombro se explica a menudo en términos de desgarros en los tendones, pinzamiento del nervio o anomalías óseas tales como espuelas, crecimientos anormales, estenosis o aspereza en la articulación. Estas anomalías pueden estar realmente presentes, pero rara vez son la causa del dolor en el hombro y la restricción.

El hombro es una articulación de rótula formada por el hueso del húmero del brazo, la escápula (omóplato) y la clavícula. La cabeza del húmero se encaja en una glena poco profunda del omóplato, como una bola de tenis en la palma abierta, formando la articulación glenohumeral. Esta es la articulación más móvil del cuerpo humano. Está glena superficial permite una amplia gama de movimiento, pero también deja la articulación del hombro más vulnerable a las lesiones. La articulación depende de la fuerza de los músculos, tendones y ligamentos para mantener la articulación de rótula en su lugar. La mayoría de los dolores lesiones del hombro involucran estos tejidos blandos.

El dolor en el hombro puede ser diagnosticado como bursitis, síndrome de pinzamiento, rotura del manguito rotador, artritis, tendinitis del hombro, hombro congelado o capsulitis adhesiva, entre otras cosas. Las soluciones recomendadas normalmente van desde reposo y estiramiento hasta medicamentos, inyecciones y cirugía.

DMR Therapy® PUNTO DE VISTA Y TRATAMIENTO:

Primero, la cirugía NUNCA es necesaria en casos crónicos. Los problemas del hombro casi siempre pueden ser completamente resueltos sin intervenciones drásticas. Los puntos gatillo son una causa importante de los problemas del hombro, pero rara vez se reconoce como un factor en el desarrollo de la restricción y el dolor de hombro. Como resultado, a menudo se prescriben tratamientos invasivos e ineficaces.

En términos generales, los diagnósticos mencionados anteriormente siguen las ideas estándar (a menudo erróneas) de dónde se origina el dolor en el hombro. En mi experiencia, el origen y la causa del dolor en casi todos estos casos es similar: tensión, restricción y puntos gatillo en los tejidos blandos.

Normalmente, los síndromes de dolor agudo se vuelven crónicos por no abordar un problema con prontitud. Si se reconocen temprano, los puntos gatillo, que son a menudo la causa de estos problemas, responden rápidamente a las técnicas usadas en DMR Therapy® y la recurrencia del dolor es rara. Sin embargo, si no se trata inmediatamente, puede formar puntos gatillo secundarios en los músculos cercanos, especialmente los músculos sinérgicos (los que trabajan juntos para ayudar en los mismos movimientos) o los antagonistas (los que realizan el movimiento contrario). Debido a la naturaleza compleja del hombro y sus movimientos, con el tiempo la mayoría de los músculos del área se involucran y el problema se hace más complejo. Levantar el brazo, alcanzar detrás de la espalda, empujar o tirar puede aumentar el nivel de dolor, y el rango de movimiento del brazo está impedido incluso si el dolor no está presente.

Muchas veces sí, se reconoce la fascia como contribuyente al problema, especialmente en casos de capsulitis adhesiva, pero inyectar o cortar estos tejidos es a menudo la única solución que se ofrece en el tratamiento convencional, en lugar de trabajar manualmente y liberarlo como se indica con DMR Therapy®.

La terapia puede empezar estirando la fascia en el área. Esto por sí solo puede tener un efecto dramático porque la fascia tensionada es dolorosa y restringe el movimiento. Dado que la fascia envuelve los músculos individuales, la fascia tensa tiene un efecto de una camisa de fuerza, restringiendo el músculo para que no pueda relajarse. Además, la fascia que envuelve un músculo puede adhiérase a la del músculo adyacente, formando adherencias que restringen aún más el movimiento. La presión aplicada al estirar la fascia cambia su textura de pegajosa y seca a una elástica y flexible con una consistencia más lubricada. Gradualmente se libera la adhesión. Los músculos saludables y relajados, envueltos en fascia sana, se deslizan fácilmente entre sí para producir un movimiento suave.

El siguiente paso es trabajar directamente con los músculos liberando los puntos gatillo. Al mantener presión en el punto, el dolor comienza a disminuir y una sensación de alivio se produce. La liberación de tensión en el músculo también permite mejor circulación de la sangre que enjuague el área y elimine la tendinitis causada por el tirón de un músculo tenso donde se fija en el hueso.

¿Qué causa el dolor en el hombro? Al enfocar en la mecánica del músculo y el hueso, uno puede pasar por alto un origen más importante. Los asuntos emocionales son generalmente el fuente de origen del dolor de hombro. Asuntos del corazón, especialmente el conflicto con su pareja o sus padres, pueden causar dolor severo en el brazo y en el hombro. La ira y las responsabilidades también pueden ser una fuente. Está conexión emocional puede hacerse evidente cuando trabajamos directamente con la fascia y el músculo, y soltando el dolor a veces descubre la raíz emocional. También podríamos enfocar la terapia en el abdomen y el plexo solar donde las emociones negativas pueden ser almacenadas.

Para una discusión más profunda de problemas específicos del hombro, haz clic en el término apropiado abajo:

  • artritis
  • bursitis
  • capsulitis adhesiva
  • deterioro articular
  • implicaciones emocionales
  • hombro congelado
  • manguito rotador
  • síndrome de la salida torácica
  • síndrome de pinzamiento
  • tendinitis

Pin It on Pinterest