Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

La importancia entre la relación de los tejidos blandos y el dolor crónico es poco conocida. Una persona que experimente dolor en el hombro sin haber tenido una lesión traumática no necesita cirugía. Este dolor, que se origina en el músculo y el tejido conectivo, es muy fácil de corregir, e incluso los problemas crónicos, como las roturas del manguito rotador casi nunca requieren cirugía.

El hombro es una articulación muy compleja. Su diseño ofrece un gran amplitud de movimiento, pero para lograrlo sacrifica estabilidad. El hombro se compone de tres huesos: la escápula (omóplato), el húmero (hueso del brazo) y la clavícula. Los tendones unen los músculos a los huesos. Los músculos mueven los huesos halando los tendones.

El manguito rotador conecta el húmero con la escápula y lo mantiene en su glena. Los tendones de cuatro músculos forman un revestimiento alrededor de la cabeza del húmero llamado manguito rotador: el supraespinoso, infra espinoso, teres menor y subscapular. El manguito rotador ayuda a levantar y girar el brazo. Cuando todas las partes están bien, el hombro puede moverse libremente y sin dolor.

SÍNTOMAS:

  • Dolor en reposo y durante la noche, especialmente al acostarse sobre el hombro afectado
  • Dolor con movimientos específicos
  • Debilidad al levantar o girar el brazo
  • Crepitación (sensación de un clic o estallido) al mover el hombro

Típicamente, una persona con una lesión del manguito rotador siente dolor en el músculo deltoides en la parte superior y externa del hombro, especialmente cuando el brazo está levantado o extendido hacia afuera. Vestirse o peinarse puede resultar doloroso y difícil. El hombro puede sentirse débil, especialmente al intentar levantar el brazo horizontalmente.

CAUSAS:

Se piensa que varios factores contribuyen a los desgarros degenerativos o crónicos del manguito rotador.

Estrés repetitivo. Hacer los mismos movimientos del hombro una y otra vez puede crear problemas en los músculos y tendones del manguito rotador. El béisbol, el tenis, el remo y el levantamiento de pesas son ejemplos de actividades deportivas que pueden causar estrés en la articulación. Muchos trabajos y tareas rutinarias pueden también producir dolor por un uso excesivo.

El pinzamiento del tendón entre la escápula (el acromio) y el humero del brazo es considerado una causa importante.

Una lesión.

TRATAMIENTOS TRADITONALES:

Los tratamientos no quirúrgicos alivian el dolor y pueden mejorar la función del hombro algunas veces, pero no suelen mejorar la fuerza del.

Las opciones de tratamiento convencional, no quirúrgico, pueden incluir:

  • Descanso. Los médicos pueden sugerir descanso y limitación de las actividades, y también pueden prescribir un cabestrillo para proteger e inmovilizar el hombro.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno y el naproxeno.
  • Ejercicios de fortalecimiento y terapia física como estimulación eléctrica y ultrasonido.
  • Inyección de esteroides. Generalmente de un anestésico local y cortisona cerca del área inflamada.

La medicina alopática normalmente recomienda cirugía para muchos casos:

  • Más comúnmente, el tendón “se vuelve a reconectar” al hueso.
  • Si se considera que el problema es un pinzamiento, la punta del hueso del acromio o también algún crecimiento óseo podrían llegar a ser removidos.

PERSPECTIVA DE DMR THERAPY®:

El músculo y el tejido conectivo, que es casi siempre el núcleo del problema, es muy fácil de tratar, con total recuperación. Este tipo de situación casi siempre se resuelve atendiendo las adherencias que podrían estar presentes por lesiones, inflamación o puntos gatillo en los músculos involucrados.

El dolor del hombro se explica a menudo en términos de: desgarros en los tendones, pinzamiento del nervio o anomalías óseas tales como espuelas, crecimientos anormales, estenosis o aspereza en la articulación. Estas anomalías pueden estar realmente presentes, pero rara vez son la causa del dolor en el hombro ni de su restricción.

  • La cirugía para volver a reconectar el tendón es necesaria sólo si hay un desprendimiento completo del tendón, que casi nunca es el caso. Los tendones «rotos» son generalmente tendones desgastados por soportar tensión crónica por mucho tiempo. El dolor a menudo puede ser eliminado soltando esta tensión en el músculo,  aliviándolo el tirón donde se ata al hueso. Sólo ahí es posible la curación. Entonces la sangre y la linfa pueden drenar el área y eliminar la inflamación, y luego también se pueden eliminar los puntos gatillo en los tendones.
  • El pinzamiento puede ocurrir por tensión en los músculos pectorales que desplazan la posición del húmero dentro de la articulación. En ese caso, simplemente soltar el músculo pectoral corrige el problema completamente.

Pin It on Pinterest