Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

La salida torácica es un pasaje estrecho desde el cuello hasta la axila. Es el espacio entre la clavícula (omoplato) y la primera costilla, y es llena de vasos sanguíneos, músculos y nervios. El síndrome de salida torácica es un trastorno que puede ocurrir cuando se comprimen los vasos sanguíneos o los nervios en este espacio. Esto puede causar un rango limitado de movimiento del brazo y el hombro, un agarre debilitado, entumecimiento de los dedos y dolor de hombro y cuello.

Hay dos tipos de este síndrome. El más común, con diferencia, el neurogénico, afecta los nervios por la compresión del plexo braquial y provoca dolor y debilidad en el hombro, el cuello y el brazo hasta el pulgar. El otro tipo (vascular) afecta a las venas o arterias, lo que puede dar lugar a hinchazón, dolor o decoloración en el brazo o manos y dedos fríos.

CAUSAS

  • Actividad repetitiva, como escribir en una computadora, trabajar en una línea de ensamblaje  o elevar cosas repetidamente por encima de la cabeza podría ser la causa. Los atletas, como jugadores de baloncesto y voleibol, weight lifters, lanzadores de béisbol y nadadores son a menudo vulnerables.
  • Trauma, tales como latigazo. También el estrés, mala postura, tumores, etc.

TRATAMIENTO CONVENCIONAL

  • Ejercicio: El tratamiento inicial puede consistir en ejercicios para fortalecer los músculos del pecho y estirar los músculos del hombro para abrir la salida torácica y mejorar la postura.
  • Medicación:
    • Antiinflamatorios como ibuprofeno (Advil) o naproxeno (Aleve)
    • Analgésicos como los AINE
    • Relajantes musculares
  • Cirugía: Normalmente se realiza la cirugía si no se logra mejoría con otros tratamientos. Puede quitar la primera costilla, o se puede eliminar un músculo escaleno en el cuello para aliviar la compresión.

DMR THERAPY® PERSPECTIVA:

Hay cuatro mecanismos principales que producen el síndrome de salida del tórax y normalmente todos los cuatro están involucrados.

  • Dos de los músculos escalenos extienden desde las vértebras cervicales del cuello y se fijan a la primera costilla. La tensión en estos músculos puede jalar la costilla hacia la clavícula, comprimiendo los nervios y los vasos sanguíneos. La solución es aliviar la tensión en estos músculos, NO cortarlos o quitar una costilla.
  • El músculo pectoral menor se extiende desde el omóplato hasta la tercera, cuarta y quinta costilla en la parte superior del pecho. Cuando este músculo se tensiona, también puede comprimir estos nervios y vasos sanguíneos. Una vez más, la solución simple es liberar la tensión en este músculo.
  • El tercer factor es la fascia, el tejido resistente y fuerte que envuelve todo este área y encapsula los músculos, los nervios y los vasos sanguíneos. Cuando no es saludable, esta tejida conectiva puede estrangular estos tejidos blandos e impedir su función. Estirando esta fascia abre esta salida y libera los músculos encerrados.
  • Los puntos gatillo están casi siempre involucrados. No sólo son un factor en la sobretensión de los músculos, pero los patrones de puntos gatillo en los escalenos y pectorales menor pueden imitar idénticamente los síntomas del síndrome de la salida torácica. En muchos casos, este síndrome es simplemente un diagnóstico erróneo de los efectos de los puntos gatillo que afecta los músculos en el hombro y el cuello y se extiende hacia la mano.

DMR Therapy® se especializa en estos procedimientos precisamente. Sabiendo cómo liberar correctamente los puntos gatillo, estirar la fascia y relajar los músculos es normalmente todo lo que se necesita para eliminar el síndrome de salida torácica. Un beneficio adicional es que no hay un período de «recuperación» de procedimientos invasivos o los efectos de los medicamentos.

Pin It on Pinterest