Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

El espolón calcáneo y la fascítis plantar son problemas poco entendidos y, por esta razón, los tratamientos a menudo carecen de eficacia. DMR Therapy® tiene una perspectiva diferente, basada en lo que es realmente efectivo y rápido.

El dolor de talón ocurre a menudo en atletas y deportistas, pero también en muchos otros, como resultado de la mala alineación o mecánica del pie, lesiones o calzado inadecuado. La fascitis plantar es el diagnóstico más frecuente en el dolor del talón, seguido de la espuela calcánea.

FASCIITIS PLANTAR

La fascia plantar es el tejido conectivo grueso en la parte inferior del pie. Conecta el calcáneo (hueso del talón) a los dedos del pie y forma el arco del pie. Cuando esta fascia se vuelve tensa, esta comienza a halar la conexión del calcáneo causando inflamación. Esta condición se llama fascitis plantar.

Los síntomas pueden incluir enrojecimiento, inflamación en el talón y la fascia, y un dolor agudo, que por lo general es peor en la mañana y puede disminuir a medida que la fascia se estira durante el día.

El tratamiento convencional podría incluir descanso, hielo, antiinflamatorios, dispositivos ortopédicos y ejercicios de estiramiento. El próximo paso puede incluir férulas nocturnas, botas especiales o inyecciones de cortico esteroides. En caso de que  ninguno de estos procedimientos elimine el dolor, se puede recomendar acortar la fascia en cirugía.

ESPOLONES CALCÁNEOS

Las espolones del talón son normalmente un resultado secundario de la fascitis plantar. La formación de una espuela (un pequeño depósito de calcio en la conexión fascial) es un signo de tensión crónica en la fascia. El nuevo hueso crece a medida que el cuerpo intenta estabilizar y reforzar esta área como respuesta a las tensiones en la fascia.

Los síntomas incluyen dolor que se puede sentir como agudo y punzante cuando se utiliza el pie después de un largo período de descanso, más tarde en el día se convierte en un dolor sordo. El dolor puede empeorar con la actividad atlética.

El tratamiento convencional para las espuelas del talón incluye típicamente el descanso, los ejercicios de estiramiento, hielo y los medicamentos antiinflamatorios. Si ninguno de estos disminuye los síntomas, la cirugía para eliminar el espolón podría ser indicada.

EL PUNTO DE VISTA DE DMR THERAPY®

PRIMERO: una nota de precaución sobre los enfoques mencionados anteriormente. Puede haber efectos secundarios peligrosos asociados con algunos de los tratamientos convencionales. Los antiiinflamatorios, por ejemplo, tienen muchos efectos secundarios, incluyendo problemas gastrointestinales. Las inyecciones de esteroides pueden debilitar o dañar la fascia. La cirugía es siempre al menos temporalmente incapacitante y con riesgo de infección, cicatrización, dolor nervioso, entumecimiento permanente e inestabilidad.

fasciitis plantarEl dolor del talón es una condición común y normalmente mal diagnosticada. En general es un problema del tejido blando que en algunas ocasiones se cura por sí solo. Los espolones del talón (si están realmente presentes) generalmente no presentan síntomas y no causan dolor. Muchas veces el dolor diagnosticado como fascitis plantar es realmente causado por puntos gatillo en el músculo. La verdadera fascitis plantar es por supuesto, causada por la fascia tensa. DMR Therapy® se especializa en eliminar estos problemas de forma rápida y eficaz sin medicamentos, cirugía o efectos secundarios.

Es importante tener en cuenta que los tejidos blandos del talón, los nervios y los músculos alrededor nunca necesitan ser cortados para aliviar el dolor en el talón. Para eliminar este problema normalmente todo lo que se necesita es estirar estos tejidos y eliminar los puntos gatillo.

Pin It on Pinterest