Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

La bursitis es sobre diagnosticado y menos común que lo que se cree. La tensión en la fascia, los músculos y en los puntos gatillo son usualmente la fuente de este dolor, y no la bursa en sí. DMR Therapy® es generalmente rápida y efectiva para estos casos, y no produce efectos secundarios.

La bursa es una bolsa que contiene un fluido para lubricar y amortiguar los puntos de fricción entre huesos, tendones y músculos, y así facilitar el movimiento de las articulaciones. La bursitis, es la inflamación de la bursa y ésta afecta las articulaciones del hombro, codo, rodilla, y cadera.

La bursitis puede ser causada por sobreuso, estrés, infecciones, artritis, gota o un trauma directo en la articulación, también por golpes continuos o por presión prolongada al arrodillarse. Generalmente en el área de la bursitis, el movimiento o la presión son dolorosas.

Tratamiento convencional

El tratamiento convencional de la bursitis consiste en el reposo, la inmovilización del área afectada, la aplicación de hielo y drogas anti-inflamatorias para reducir la hinchazón. También se recomienda fisioterapia y ejercicios para fortalecer los músculos en la zona.

Normalmente el próximo paso pueden ser inyecciones de corticoesteriodes en la bursa para aliviar la inflamación y si ésta es causada por una infección, se tratará con antibióticos.

El enfoque DMR Therapy®

La razón por la que estos tratamientos son parcialmente efectivos es que realmente no están enfocados en la causa real del dolor. Por un lado los medicamentos anti inflamatorios enmascaran el problema. Cuando los puntos gatillo son la causa del dolor, hacer ejercicio para fortalecer el músculo es contraproducente y sin antes resolver éstos puntos, puede causar más tensión en la articulación. Por otro lado, los esteroides no son necesarios y tienen muchos efectos segundarios negativos, así que no deben de ser usados en estos casos.

Si realmente se presenta la bursitis, es importante determinar el proceso que la causa. «El sobreuso», el estrés y el trauma afectan la fascia que envuelve la articulación y los músculos que la sostienen en su lugar y que facilitan su movimiento. La tensión en los músculos y la fascia halan el punto donde el tendón se ata a la articulación causando presión, inflamación y limitando su capacidad de libre movimiento. En cualquiera de los casos, ya sea bursitis o la tensión en el área, el tratamiento es igualmente eficaz y simple: desactivar los puntos gatillo y estirar la fascia. Al resolver esta condición, la tensión en la bursa se alivia Inmediatamente. Luego al trabajar profundo en la inserción del tendón y de la manera correcta, se permite que la sangre y la linfa fluyan libremente y en pocos minutos, la bursitis o tendinitis se eliminan fácilmente.

Los siguientes son dos de los diagnósticos más comunes y cuál es la perspectiva DMR Therapy®:

Bursitis de la cadera: normalmente descrita como el dolor en esta articulación. Este dolor diagnosticado como bursitis del trocánter es a menudo dolor de los puntos gatillo en alguno de estos músculos: el glúteo medio, el tensor de la fascia lata, y el cuadrado lumbar.

Bursitis del hombro: es el dolor que se siente directamente en la articulación y a menudo es ocasionado por puntos gatillo en el supra espinoso, el teres mayor, o los músculos deltoides. Este dolor se siente como si estuviera dentro de la articulación. El músculo pectoral puede estar tenso, rotando el húmero del brazo y causando así la compresión de los tendones en la articulación.

DMR Therapy® se enfoca directamente en estos problemas. Al estirar la fascia y soltar los músculos, se reduce la tensión y la presión resultando en un alivio inmediato.

Pin It on Pinterest