Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

DMR Therapy® puede ser el tratamiento más eficaz para el dolor después de la quimioterapia al restaurar la salud a la fascia sensible y dolorosa.

Después de haber sobrevivido al cáncer, a la cirugía y luego a la quimoterapia, el próximo desafío es a menudo, lidiar con los efectos secundarios de estos tratamientos. Entre las posibles complicaciones están los dolores articulares y la restricción en su movimiento, especialmente en las áreas más cercanas al núcleo del cáncer. En el caso del cáncer de seno, por ejemplo, el hombro y el brazo pueden sufrir disminución en su movimiento por la tensión de los músculos pectorales tramautizados. Las otras articulaciones del cuerpo también pueden experimentar debilitamiento e intenso dolor. Su tratamento generalmente puede consistir en analgésicos, esteroides, e incluso antidepresivos los cuales, por supuesto, no se dirigen al origen del dolor, siendo casi siempre inefectivos.

La fascia, que envuelve a las articulaciones y músculos, es un elemento crucial en este escenario y pocas veces es tenido en cuenta. Una fascia saludable es flexible y elástica y funciona como un lubricante entre los músculos. Es un componente estructural importante de las articulaciones , permitiendo su movimiento fluido y libre.

La quimioterapia tiene un impacto devastador en todo el tejido conectivo volviéndolo seco, grueso, duro, y formando adherencias. Así, enferma, la fascia contrae y encapsula todo el cuerpo como una camisa de fuerza. Las toxinas quedan atrapadas en los tejidos porque el flujo de la sangre y la linfa queda inhibido. El resultado es la restricción en el movimiento y un dolor extremo en las articulaciones y en otras partes del cuerpo.

Afortunadamente, estirando la fascia correctamente se puede restaurar su funcción casi de inmediato. La fascia es resistente y tiene una capacidad asombrosa para recuperarse rápidamente. Los músculos se sueltan y las articulaciones se liberan. La linfa y la sangre pueden circular de nuevo libremente, drenando y eliminando las toxinas en las áreas afectadas y reconstruyendo el tejido. Los músculos antes tensos y encapsulados, pueden ahora relajarse y el dolor desparece.

Pin It on Pinterest