Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

Mucho dolor es crónico debido a una falta de comprensión de sus causas y, por lo tanto, los tratamientos suelen ser inadecuadas y el dolor persiste innecesariamente. DMR Therapy® comienza con una perspectiva completamente diferente de las causas del dolor crónico. Como resultado, es extremadamente rápida y eficaz.

Los dolores en el sistema músculo-esquelético, es decir en los músculos y en las articulaciones, como el dolor de espalda, de rodilla, de cadera, de hombro o de cuello, pueden presentarse como dolores temporales que desaparecen por sí mismos. Sin embargo, muchas veces persisten y se convierten en crónicos. La primera respuesta generalmente es la prescripción de analgésicos o medicamentos anti-inflamatorios de venta libre, como aspirina, Advil, Voltaren o Dólex. No obstante, el dolor es señal de que algo anda mal en el cuerpo, y la inflamación es la respuesta natural sanadora con que el cuerpo responde a una lesión. Por lo tanto, estos medicamentos solamente “matan al mensajero”, pero no llegan al origen del dolor.

La razón por la cual las personas sufren afecciones durante meses o años, que podrían ser resueltas con facilidad, es que no existe una especialización enfocada en los músculos o en la fascia. Por eso, han hecho pocos estudios de estos tejidos y la causa de estos dolores se consideran idiopática, es decir, que no tienen una causa conocida. Por eso la mayoría de los tratamientos se basan en premisas erróneas. Así que los medicamentos, las inyecciones de esteroides o las cirugías pueden considerarse como palos de ciego basados en misconcepciones.

IDEAS ERRÓNEAS SOBRE DOLOR MÚSCULO-ESQUELÉTICO

El dolor crónico muscular o articular al que hago referencia es aquel que se desarrolla de manera gradual y no como resultado de un trauma o de una enfermedad, aunque es posible que lo que aquí escribo sea aplicable también al dolor resultante de estas causas.

A continuación aclaro algunas de estas ideas:

  1. El dolor articular no es consecuencia del envejecimiento. Es por ello que muchas personas de edad avanzada no sufren de un dolor constante. El dolor crónico es el resultado de un proceso que puede ser detenido o invertido fácilmente si se reconoce y se aplica el tratamiento correcto.
  2. El dolor no resulta de la degeneración del cartílago o del hueso.  Se ha vuelto bastante común el reemplazo de cadera, que se supone es necesario cuando se desgasta una articulación. La degeneración del cartílago, al igual que la formación de espolones óseos, es el resultado de una tensión constante en la articulación, y eliminando esta puede evitar que esto ocurra. El dolor realmente resulta de la tensión en el músculo y en el tendón, y rara vez es consecuencia de la pérdida de cartílago. Aun en casos aparentemente avanzados, al liberar la tensión, a menudo desaparece el dolor.
  3. El origen del problema, a menudo, no está situada en el lugar donde siente dolor.  Por lo general la causa de un dolor muscular o articular no se encuentra en la zona donde se experimenta. Un “trigger point” o punto gatillo* en el omóplato, por ejemplo, puede causar dolor en la muñeca o en el codo, mientras que un dolor en los músculos del hombro puede ocasionar un dolor de cabeza. Tanto la tendinitis que se siente en el codo o la bursitis que padece en el hombro son un síntoma. A menudo los puntos gatillo del músculo crean la tensión que produce el dolor, y la liberación de esta tensión permite que la sangre y la linfa fluyan y drenen la zona, erradicando el problema.
  4. Eliminar el dolor no equivale a eliminar el problema. Con solo trabajar un 20% se puede aliviar el dolor, pero el problema subyacente puede seguir presente. La tensión en las articulaciones, aunque se encuentre por debajo del umbral del dolor y desapercibido, puede destruir las articulaciones, generar espolones óseos y degenerar el cartílago.
  5. El músculo no es demasiado débil. La idea que para aliviar el dolor es necesario fortalecer el músculo es muy común en las lesiones deportivas. Pero es normalmente lo contrario. El dolor se origina generalmente por la tensión en la fascia y en los músculos causada por los puntos gatillo y no por debilidad. Así que es mejor soltar el músculo que fortalecerlo. En los problemas de rodilla, por ejemplo, es muy común que uno de los músculos del muslo se tensione y tire de la rótula causando un dolor en la rodilla. Si un músculo tiene puntos gatillo (que es lo que suele ocurrir), se deben liberar, y esto por lo general es lo único que se requiere. Luego se puede fortalecer el músculo, si se quiere, aunque normalmente esto en sí no afecta el dolor.
  6. Los AINEs (antiinflamatorios no esteroides) no son una solución. Estos medicamentos no solamente ocultan el dolor, que es la señal de que algo anda mal, sino que además detienen el proceso de curación propio del cuerpo. Se experimenta un alivio pasajero a costa del estado general de la salud.
  7. Los corticosteroides no ayudan a eliminar el problema. Los esteroides pueden disminuir la inflamación y reducir o eliminar el dolor, ocultando el problema, pero se puede considerar que el costo es demasiado alto. La cortisona puede disminuir la respuesta inmune, que es la principal defensa del cuerpo, y también puede adelgazar el cartílago y debilitar los ligamentos de las articulaciones.
  8. No es tendinitis ni bursitis. Los dolores articulares se diagnostican con demasiada frecuencia como bursitis o tendinitis, pero son solamente síntomas. Generalmente los puntos gatillo y tensión en los músculos o en la fascia transmitan el dolor a las uniones tendino-musculares. Si realmente existe una tendinitis o una bursitis, ésta resulta de la tensión excesiva sobre la unión tendinosa, una situación que además puede desgastar el tendón. Al eliminar esta sobrecarga se elimina también el origen de la tendinitis o de la bursitis y permite que el tendón o bursa se sane.
  9. El reposo no resuelve el problema. Con el reposo los puntos gatillo se vuelvan latentes (no manifiestos) y es posible que desaparezca el dolor, pero no están eliminados ni los problemas que causan. Así que podrían reactivarse en cualquier momento.
  10. No ignore el dolor. Nuevamente, el dolor es una señal de alerta, y esto significa que si se ignora, seguramente causará mayores problemas. La causa del dolor en la mayoría de los casos es fácil de resolver, así que ocúpese primero de esto antes de continuar con sus actividades normales.
  11. El sanador no es el terapeuta o médico. Es su propio cuerpo. Un buen terapeuta o médico promueve los cambios que crean el ambiente propicio para que el cuerpo active su propio proceso de sanación. Los fármacos, los esteroides y la cirugía ciertamente no promueven esta auto sanación.
  12. Generalmente la cirugía no es la solución. Los problemas crónicos de manguito rotador, túnel carpiano, dolor de cadera, codo, rodilla no necesitan cirugía para ser corregidos. Son normalmente el resultado de tension en los músculos y en la fascia. Estirando y soltando estos tejidos es más rápido y más efectivo que cortándolos. Incluso si estos problemas son el resulto de un trauma, todavía existe la posibilidad que se pueda evitar la cirugía con DMR Therapy®. El problema es a menudo fácilmente corregido.

La gran mayoría de estos problemas crónicos vienen, en general, de la misma fuente—la tensión. Esta tensión puede no ser evidente hasta que llega al nivel de dolor y generalmente es el resultado del estrés. Este estrés, combinado con problemas de sobreuso, repetición de movimientos, malos esfuerzos o trastornos emocionales pueden desencadenar una multitud de disfunciones, resultando en múltiples diagnósticos desde dolores de cabeza, túnel carpiano, nervio pinchado, tendinitis, reflujo, manguito rotador y desgaste articular hasta fibromialgia y numerosos síndromes. Los farmacéuticos y las cirugías se trata de los síntomas en lugar del origen que, en realidad, es normalmente muy simple. DMR Therapy® (Deep Myofascial Release) o liberación miofacial profunda se ha desarrollado desde una perspectiva distinta de la causa de estos problemas. La terapia es rápida, efectiva, no invasiva y sin efectos secundarios. Normalmente se siente una gran diferencia en la primera terapia.

*NOTA:

El termino “trigger points” fue inicialmente usado por la Dra. Janet Travell, médico personal del presidente John F. Kennedy para describir nudos hiperirritados en las fibras de los músculos que causan dolores intensos, y distantes al mismo trigger point (dolor reflejado).El Presidente Kennedy nombró a la doctora Travell como su médico personal gracias su tratamiento para el dolor miofascial debilitante que amenazaba su carrera política.

Pin It on Pinterest