DMR

Deep Myofascial Release

El Enfoque de health at hand

En mi práctica terapéutica de más de 20 años con health at hand, he desarrollado una técnica manual para el alivio del dolor que es eficaz, sin efectos secundarios y ofrece resultados sorprendentemente rápidos. Es totalmente manual, sin utilizar aparatos, productos químicos o corrientes eléctricas. Este método excepcional es Deep Myofascial Release® o DMR Therapy®.

Mi formación incluye una variedad de enfoques terapéuticos  como Active Release Technique® (ART) Integración estructural, Trigger Point Therapy, y The Rossiter® System entre otros. En mi búsqueda he experimentado también con muchas otras terapias y enfoques, pero ninguno de ellos ha satisfecho mi deseo de aliviar el dolor de inmediato y de manera permanente. El método que he desarrollado en health at hand lo he denominado DMR Therapy®–Deep Myofascial Release o liberación miofascial profunda. Mi objetivo es aliviar el dolor y demostrar que la mayoría de las cirugías hechas con diagnósticos tales como el túnel carpiano, desgarros del manguito rotador, problemas de cadera, dolor y lesiones por movimientos repetitivos son innecesarias, ineficaces y hasta contraproducentes.

DMR Therapy® parte del principio de que el principal responsable del dolor músculo-esquelético es la tensión muscular y la fascia; y difícilmente los tendones desgarrados, articulaciones degeneradas, cartílagos desgastados, vertebras comprimidas, etc., como se cree generalmente. Si estas condiciones están presentes, rara vez son las causas del dolor, sino más bien los efectos de la tensión en estos músculos y en la fascia. El tejido conectivo (o fascia) sirve para dar soporte estructural a las articulaciones y actúa como lubricante entre los músculos. Ésta tiene mucha inervación y cuando no es saludable, puede causar dolor extremo.

DMR Therapy® es sumamente eficaz, demostrando una notable mejoría desde la primera sesión. Mi meta es no sólo eliminar el dolor, sino erradicar el origen del problema, siendo éste un objetivo más ambicioso, pero necesario para evitar su reaparición. La diferencia fundamental entre DMR Therapy® y otras terapias es que ésta va profundamente dentro del músculo, llegando donde se origina el dolor. Esto se logra creando un equilibrio entre el dolor y la experiencia de alivio simultáneamente. A medida que el paciente experimenta esta sensación de alivio, la mente le ordena al músculo soltarse en lugar de tensionarse como es su reacción normal. Esto permite al terapeuta ir suficientemente profundo para llegar a la verdadera disfunción o fuente del dolor físico.

El conocimiento de los puntos gatillo y la experiencia con mis pacientes, me permite saber dónde necesito enfocar mi trabajo. Hay muchas personas, por ejemplo, que presentan dolor o restricción de movimiento en el hombro, y a menudo han sufrido esto durante meses o años. Muchos han acudido a múltiples especialistas sin experimentar alivio y algunos de ellos están programados para cirugía. Con DMR Therapy® es excepcional que no se logre un alivio de por lo menos un 50% desde la primera sesión.

Además de aliviar el dolor y las lesiones, esta terapia es crucial para la prevención de estas. La red muscular y fascial en el cuerpo es también su sistema de amortiguación. Cuando los músculos están tensos y la fascia esta dura y restringida, la posibilidad de sufrir lesiones es mucho mayor. Así que es muy importante mantener el sistema músculo-esquelético en buenas condiciones con el fin de maximizar la libertad de movimiento y evitar la tensión restrictiva y dolorosa. Esto es especialmente importante para las personas que practican deportes o participan en otras actividades vigorosas.

Perspectivas de DMR Therapy

El cuerpo humano tiene una capacidad casi ilimitada para sanarse. Casi cualquier proceso puede ser revertido bajo las condiciones adecuadas. De otra manera los problemas que llegan a ser fácilmente corregidos pueden persistir durante meses, años o toda la vida.

 

  • La mayoría de los dolores; desde dolor del cuello o de la espalda, hasta túnel carpiano, ciática o manguito rotador se originan y se manifiestan en los músculos y la fascia y no en los huesos o nervios. El cuerpo humano no es una máquina, e idealmente se debe mirar más allá del área afectada para comprobar otros orígenes estructurales y psicológicos del problema.
  • Trigger Points o puntos gatillo refieren el dolor a otra áreas del cuerpo, así que donde se siente el dolor, a menudo, no es donde se origina.
  • Eliminar el dolor normalmente no elimina el problema. El dolor puede regresar. Es el punto del iceberg de un problema mucho más grande que debe ser atendido si quiere eliminar el dolor permanentemente.
  • El objetivo de DMR Therapy® es no sólo ser eficaz en la eliminación del dolor, sino también promover el conocimiento del propio cuerpo y a través de esa conciencia, sentirse más empoderado.
  • Soltando la fascia y los músculos y tensionados restaura el amortiguación natural del cuerpo, y en esta manera reduce dramáticamente las lesiones.
  • El estiramiento de la fascia tiene un efecto inmediato de liberar y soltar. El proceso de trabajar con los músculos es profundamente relajante y se sentiente maravilloso.
  • DMR Therapy® puede ser dramáticamente eficaz y con resultados permanentes. El objetivo es que los pacientes experimenten el suficiente alivio en la primera sesión para demostrar que su condición puede ser eliminada. DMR Therapy® no es sólo muy eficaz para la mayoría de estas condiciones; sino que es completamente no invasiva y sin efectos secundarios negativos.

El diagnóstico y el tratamiento del dolor

Todo dolor tiene una causa y su origen físico puede ser, a menudo, fácilmente determinado. Es importante en estos casos estar abierto y ser capaz de cuestionar los diagnósticos tradicionales. DMR Therapy® tiene sus orígenes en varias técnicas y perspectivas, pero es totalmente empírico en su desarrollo. Es decir, se basa en lo que realmente funciona, en lugar de ideas y teorías. Una forma de hacerlo es mostrando con certeza, mediante palpación y retroalimentación del paciente, el origen físico del dolor. Por ejemplo: hay tres músculos que dirigen el dolor directamente al centro de la articulación del hombro y el brazo. Si el dolor se origina en estos músculos (esto sucede en la mayoría de los casos de dolor crónico), presionando uno o más de ellos el dolor se reproduce o intensifica. Esto demuestra que el origen del dolor realmente proviene del músculo presionado y no de la articulación misma o de un nervio pellizcado, tendón desgarrado o articulación degenerada. Entonces, al eliminar el espasmo o punto gatillo, el dolor desaparecerá. A menudo es tan fácil como eso.

 

LA TEORÍA VS. LA OBSERVACIÓN: LA CIÁTICA

Un escenario que veo casi todos los días, es este: El paciente llega con dolor crónico de la cadera que se extiende abajo hacia la pierna y, por eso, le han prescrito una cirugía.

LA TEORÍA: El patrón del dolor es consistente con los síntomas de la ciática. El nervio ciático se origina en la región lumbar y se extiende hacia abajo de las nalgas y la pierna, así que el problema parece que se origina en el nervio ciático. Han tomado un escáner de la espalda baja y se ha demostrado alguna anomalía en las vértebras.

EL DIAGNÓSTICO: Vértebra L3 o L4 de la espalda baja está afectando el nervio ciático.

EL TRATAMIENTO: La cirugía es necesaria para solucionar este problema.

LA OBSERVACIÓN de DMR: Que reproduce o exacerba el dolor? ¿Qué lo alivia? Muy a menudo, el problema es en el músculo glúteo medio, que tiene un patrón de dolor que imita el de la ciática. Si al presionar los puntos gatillo de este músculo el dolor se intensifica (que es, a menudo, el caso) y al mantener esta presión el dolor se aleja, este músculo es normalmente la fuente del problema. El dolor muscular a menudo se alivia con esta presión, que relaja el músculo. El dolor del nervio, en cambio, se intensifica con esta presión. Esta diferencia es fácilmente observable, pero a menudo pasado por alto.

Hay otros músculos que comúnmente son la fuente de este dolor, y rara ves viene del nervio ciático. A menudo el área de L3 y L4 es sensible. Es una zona de estrés común de la columna vertebral, pero raramente la fuente de dolor en la cadera. La fascia del sacro también puede ser esta fuente. Hay gruesas capas de la fascia que cubren el sacro. Pueden ser duras y son muy sensibles al dolor. A menudo sólo al estirar esa fascia se siente mucho alivio.

DMR Therapy® no diagnostica. Lo más importante aquí es mantener una mente abierta y probar las cosas, ver y sentir lo que está sucediendo y recibir retroalimentación constante del paciente. Hay otras fuentes comunes: el cuadrado lumbar, los erectores de la espalda baja, la TFL en el lado de la pierna entre el borde de la pelvis y la articulación de la cadera, el muslo, los músculos abdominales o el psoas, todos con sus patrones característicos de dolor. El hecho de que las vértebras se vean males o el trocánter (de la cadera) se ha deteriorado o el cartílago está desgasta no significa necesariamente que es la fuente del dolor; y raramente es.

Es importante determinar esta fuente por el tacto y la reacción del paciente. Si el dolor puede ser eliminado completamente por este proceso utilizando las técnicas de DMR Therapy®, no necesitamos ir más lejos. Veo demasiadas personas programadas o recomendadas para cirugía de espalda o cadera que no tienen más que tensión muscular y puntos gatillo que causan su dolor. El cartílago gastado, la estenosis, los nervios pellizcados, los discos dañados o la espondilitis se citan a menudo como la fuente del dolor, pero estos son normalmente también los efectos de los puntos gatillo y los músculos y la fascia con tensión, y no la causa.

Por supuesto dolor extremo puede ser generado por daño a la columna vertebral, pero esto es normalmente obvio en que el dolor es muy diferente. Se puede sentirlo como una corriente eléctrica que llega a la rodilla o el pie o como un dolor ardiente. Un terapeuta experto en DMR puede identificar y explicar las diferencias, y remitirá apropiadamente al paciente para el tratamiento.

DMR Therapy® se desarrolló a partir de la observación de lo que realmente está ocurriendo en el cuerpo y de la retroalimentación del paciente. ¿Qué intensifica el dolor? ¿Qué lo reduce? Si se alivia con la terapia, generalmente esto significa que se ha encontrado la fuente y el problema está desapareciendo. El dolor crónico de larga duración a menudo puede ser aliviado tan fácilmente como eso.

Visión general: DMR Therapy

El «secreto» de la eliminación de la mayoría de los problemas articulares y el dolor músculo-esquelético es simple:

 

1 – Estirar la fascia de la manera adecuada y saber cómo trabajar con los músculos para poder ir lo suficientemente profundo para llegar a la fuente del problema.

Los músculos comprenden dos tercios del peso corporal del ser humano. Son vulnerables al sobreuso, al esfuerzo excesivo, al estrés (tanto físico como psicológico) y a las lesiones. El tejido conectivo, que incluye a la fascia, es el tejido que conecta, sostiene y protege los músculos, los huesos y los órganos.

La fascia y los músculos tensos, contraídos y estresados pueden pellizcar los nervios, restringir la circulación sanguínea y linfática y limitar el funcionamiento óptimo de las glándulas y los órganos. Adicionalmente dificultan el flujo y el movimiento de todos los sistemas del cuerpo incluyendo el respiratorio, digestivo, óseo y reproductivo. En especial as articulaciones sufren múltiples daños por esta restricción…….

Los músculos tensos pueden producir un dolor tan agudo e intenso como cualquier otro que hayamos experimentado. Con frecuencia el dolor se refleja en un área distante del espasmo. Por ejemplo los músculos del cuello y los hombros son con frecuencia la fuente de los dolores de cabeza.

2 – El toque humano es un factor muy importante en el tratamiento de los músculo y de la fascia. El cuerpo responde positivamente al toque humano de una manera que nunca se logra con las agujas, la estimulación eléctrica o los productos farmacéuticos. Las personas mayores que experimentan extenso dolor en el cuello, los hombros, los brazos, la espalda, las caderas y las rodillas, por ejemplo, responden positivamente al trabajo profundo de los músculos y a la fascia. El alivio es generalmente palpable e inmediato y se siente el dolor salir literalmente de su cuerpo.

A menudo se desconoce el papel de la fascia y de los músculos como la causa del dolor. El diagnostico a través de la tecnología computarizada como scanners, resonancias magnéticas y tomografías está limitada a las imágenes del hueso y el nervio y no detectan espasmos o tensión en los músculos o problemas de la fascia.

La mayoría de las personas con buena salud tiene anomalías en sus vertebras sin tener un impacto negativo. Sin embargo normalmente es diagnosticada como la causa del dolor. Los depósitos de calcio, el estrechamiento de los espacios entre los vértebras o su degeneración raramente tiene relación con los síntomas de dolor y por esta razón la mayoría de las cirugías de la espalda son inefectivas.

El hombro, por ejemplo, es una articulación muy poco profunda que permite un gran rango de movimiento y depende de los músculos y el tejido conectivo para mantenerse en su lugar. Hay 18 músculos que lo atan a la escápula. Los problemas y dolores del hombro, con mínimas excepciones, son asuntos de la fascia y del músculo. Muchas veces no se diagnostica como tal, y, desafortunadamente, se recomienda la cirugía. La buena noticia es que estos problemas se pueden corregir fácilmente con DMR Therapy®.

Muchos problemas del cuello, hombro y espalda se le atribuyen a los discos intervertebrales. Estos están hechos de un tejido duro y son fuertes y estables. Si los músculos alrededor de las vértebras están contraídos y las comprimen estas pueden, eventualmente sufrir un desplazamiento. Así mismo en algunas casos, pueden presionar algún nervio. Relajando los músculos le permite al disco volver a su posición original. Esta es una estrategia menos peligrosa y más efectiva, sin el trauma de una cirugía invasiva.

Algunos miembros del personal médico son conscientes del papel que juegan los músculos y tratan de evitar la cirugía. Para poder llegar a la fuente de estos problemas es necesario trabajar profundo y de la manera adecuada.

La importancia de la fascia en los dolores crónicos

Generalmente pensamos que el dolor se origina en los músculos, los huesos, las articulaciones, los nervios o los órganos, pero hay otro tejido, la fascia, que tiene un papel muy importante en el dolor persistente y que no responde a los tratamentos convencionales.

 

DMR THERAPY®

La fascia gruesa y tensa impide el movimiento de las coyunturas, causando dolor. Este es un factor importante en la mayoría de los dolores en los músculos y en las articulaciones. También entumece y restrige el movimiento de los músculos. La fascia es muy sensible y un factor importante en los dolores aunque normalmente no tomado en cuenta. DMR Therapy® estira y separa la fascia de forma terapéutica para restaurar su estado saludable, liberando así los músculos y las articulaciones. Esto permite el libre flujo de la linfa y de la sangre, lo que ayuda a sanar y a eliminar la inflamación. Los efectos físicos se hacen evidentes y la fascia cambia inmediatamente. Ahora el cuerpo experimenta una fluidez en el movimiento y una nueva sensación de libertad al aliviar el dolor. Con DMR Therapy® se puede lograr todo esto inmediatamente, sin necesidad de drogas o cirugías y sin efectos segundarios.

¿QUÉ ES LA FASCIA?

La fascia es un componente del sistema del tejido conectivo. Está compuesto de un tejido fibroso y denso que cubre los músculos y forma una matriz continua, tridimensional de soporte estructural a lo largo del cuerpo. La fascia envuelve todos los órganos, los músculos, los huesos, los vasos sanguíneos y las fibras nerviosas. Ésta conecta cada parte del cuerpo con todas las demás, ligando el cuerpo humano en un todo integral. La fascia facilita la adecuada función de las articulaciones, los tendones y los músculos, además de sostener el esqueleto y los órganos. Enlaza las estructuras y al mismo tiempo les permite deslizarse unas sobre otras. Si se pudiera fotografiar unicamente la fascia del cuerpo, seria un modelo perfecto tridimencional de como éste se ve.

Una fascia saludable es resistente y elástica. Se compone de colágeno que sirve como lubricante permitiendo la interacción fluida entre los músculos. La fascia saludable tiene una elasticidad natural, un efecto de rebote. Por ejemplo la fuerza que se transmite al suelo cuando corremos retorna por medio de una red tensional de la fascia. Ésto permite usar menos fuerza muscular resultando en menos fatiga. Este mismo mecanismo actúa como un amortiguador protegiéndonos de lesiones.

Investigaciones recientes han mostrado que la red fascial es el órgano sensorial mas grande y sensible del cuerpo con seis a diez veces más recepción sensorial nerviosa que los músculos. La fascia está densamente enervada y además de cumplir una función perceptiva del dolor, procesa estímulos que señalan la posición del cuerpo, su postura, su equilibrio y la ubicación de las extremidades para poder coordinar los movimientos.

¿QUÉ TIENE QUE VER LA FASCIA CON MI DOLOR?

La textura y la composición de la fascia pueden cambiar con el estrés y las lesiones. El colágeno lubrica en el tejido sano, pero se vuelve como un pegamento en los tejidos enfermos, formando adhesiones e impidiendo el movimiento de los músculos y causando dolor intenso en la propia fascia debido a su gran número de receptores sensoriales. Esta importante fuente de dolor es bastante desconocida, y por esta razón muchas terapias que no la tiene en cuenta, resultan ineficaces. Además, una fascia enferma puede revestir al cuerpo como una camisa de fuerza, contrayendose y volviendose mas gruesa y menos elástica, y así restringiendo la función muscular o el movimiento visceral. Esto puede desarrollarse tan gradualmente, que uno no es consciente de ello, hasta que se libera la restricción y sigue una sensación de fluidez o ligereza.

La fascia se vuelve rígida y restringida por traumas como accidentes, cirugías, mala postura, inflamación crónica o sobreuso. La tensión prolongada por estrés o por trastornos emocionales causan restricciones que halan los músculos y otras estructuras resultando en dolor y movimiento limitado. La mayor parte del dolor músculo-esquelético se origina en la tensión muscular y las distorsiones en la fascia y no por degeneración articular o por nervios pellizcados.

Este tejido esta designado para deslizar y fomentar la libertad de movimiento en un sistema saludable. La fascia no saludable dificulta el movimiento y provoca disfunciones en todo el cuerpo. El objetivo de DMR Therapy®  es corregir estas disfunciones, aliviar el dolor y restaurar la capacidad de la fascia para deslizarse. Muchos pacientes han experimentado resultados significativos e inmediatos al recibir esta terapia no invasiva.

SI LA FASCIA ES TAN IMPORTANTE, ¿POR QUÉ NUNCA HABÍA OIDO DE ELLA?

Aunque la fascia juega un papel muy imporante en la estabilidad de las articulaciones y es también un órgano de soporte, éste ha sido descuidado y pasado por alto hasta ahora. La fascia y el tejido conectivo tienen funciones universales de sostenimiento y movimiento a lo largo del cuerpo, como se mencionó anteriormente. Pero no existe una especialidad médica que se enfoque o que estudie este tema en su totalidad, a excepción de algunas de sus estructuras específicas tal como la pleura de los pulmones, el pericardio que envuelve el corazón o las meniges del cerebro. En las representaciones anatómicas, normalmente se remueve la fascia para que el observador pueda ver los músculos, los órganos, los nervios y los vasos sanguineos, pero así deja de apreciar el rol de la fascia como el que conecta, cubre y separa estas estructuras.

EL EFECTO DOMINÓ

La fascia bien hidratada y flexible es crucial para mantener la alineación y el buen funcionamiento del cuerpo. Este impide que pequeños problemas se agranden, evitando la formación de lesiones que podrían convertirse en problemas crónicos, y manteniendo la movilidad y la funcionalidad a lo largo de la vida. La fascia sana puede ayudar a evitar cirugías ineficaces y reemplazos articulares innecesarios.

Desde que el sistema fascial es una red ubícua en el cuerpo, una lesión o una distorción en una cualquier parte de esta puede afectar directamente otra área del cuerpo. Es comparable con un suéter que si se hala en un lado, la distorción se ve en otra parte.

La mayoria de las personas problamente han experimentado el efecto dominó sin darse cuenta. Este puede empezar con una lesión mínima del cuello en un accidente. En el momento se ignora y el dolor se va. Más adelante puede aparacer un dolor recurrente en el hombro que con el paso de tiempo se puede convertir en un dolor en el brazo o en la mano. Después pueden empezar a molestar las rodillas al correr o al subir escaleras. Y al pasar los años, comienza a sentir dolor en el cuello o dolor lumbar con el estrés y se cree que todo esto es parte del envejecimiento.

Lo que realmente esta ocurriendo es que se están manifestando una serie de reacciones compensatorias a la lesion fascial que ocurrió en el pasado. La fascia registra y mantiene la memoria de las lesiones que ha tenido durante toda la vida. Al resolver estas distorciones, se experimenta un alivio del dolor y además la ligereza y la fluidez perdidas. Evidentamente si se ha sufrido un accidente o una lesión aún más grave, el efecto dominó será mayor, con numerosos dolores crónicos que no parecen estar relacionados con el trauma que lo originó.

Pin It on Pinterest