Artículos

Todo lo que necesitas saber sobre el dolor y cómo podemos ayudarte.
Lista de artículos
Lista de Diagnósticos
Sin Área Específica
Cabeza/Cuello
Hombro
Brazo/Mano
Pecho
Espalda
Abdominal
Cadera/Pelvis
Pierna/Pie

Si una persona ha experimentado rigidez o movimiento difícil o ha sufrido de una enfermedad crónica que no ha resuelto con el tratamiento médico convencional, DMR Therapy® (Deep Myofascial Release) puede restaurar rápidamente, la función saludable. Estas técnicas no son invasivas y no utilizan medicamentos o instrumentos, así que no hay efectos negativos segundarios.

La fascia o tejido conectivo es una película de tejido muy duro, fuerte, fibroso y elastico que es responsable de mantener la integridad estructural mediante la protección y el apoyo del esqueleto, la estructura muscular del cuerpo y los órganos. Mantiene la forma de nuestro cuerpo mediante la conexión y la suspensión de los órganos en sus lugares apropiados y transmite el movimiento de los músculos a los huesos. Para ello, envuelve y compartamentaliza las fibras individuales del músculo, los músculos individuales y grupos de músculos, sirviendo como una envoltura para los nervios y los vasos sanguíneos a medida que pasan a través y entre los músculos. Todas las estructuras, órganos y sistemas del cuerpo están rodeados, protegidos y apoyados por este increíble tejido conectivo que es crucial para el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad del cuerpo y la absorción de impactos.

Recientemente se han descubierto que la fascia es uno de nuestros órganos sensoriales más ricos con entre seis y diez veces mayor cantidad de receptores nerviosos sensoriales que los músculos. Esto es muy importante, especialmente en los casos de dolor de origen «desconocido» como los de la espalda. A través de extensas capas de tejido, la fascia crea una red tridimensional compleja que responde fisiológicamente al estrés, ejercicio físico, trauma y los patrones de movimiento y la postura.

La fascia sana es un tejido de colágeno flexible, resistente y elástico que también actúa como un lubricante, facilitando la interacción fluida entre músculos y órganos. El estrés y las lesiones pueden afectar la textura y la composición de este importante tejido de lubricación, volviéndolo más pegajoso que deslizante, produciendo adherencias y obstaculizando el movimiento de los músculos.

La fascia no saludable está deshidratada, retorcida y acortada. Se contrae y se vuelve menos elástica y resistente. Puede estrangular nervios y restringir la función muscular, revistiendo el cuerpo como una camisa de fuerza y ​​jalando las estructuras circundantes. El dolor crónico tal como el del cuello, espalda o las caderas, la rigidez general y el malestar en el cuerpo es a menudo el resultado. Esta condición puede desarrollarse de forma tan gradual que no se es consciente de la disfunción hasta que la fascia esta liberada.

La fascia puede ser casi mágicamente transformada simplemente por estirarla en la forma correcta. La estructura y la textura cambian de inmediato, resultando en el alivio del dolor, la libertad de movimiento, y una sensación de ligereza y fluidez. Los músculos restringidos están liberados a responder positivamente a la terapia muscular profunda.

Desafortunadamente, este tejido esta poco estudiado y a menudo ignorado. Muchos, si no la mayoría de los problemas músculo-esqueléticos son mal diagnosticados, dejando al paciente sufrir malestares y dolores extremos durante años mientras toman medicamentos nocivos o se sometan a cirugías innecesarias. La fascia es un factor muy importante, quizás el factor más importante, en un gran número de enfermedades comunes, incluyendo:

  • La mayoría de dolores del cuello, hombro y brazo
  • Bursitis (del hombro y de la cadera)
  • Túnel carpiano
  • Tendinitis
  • Dolor y adherencias post-quirúrgicas
  • Ciática, dolor en la cadera
  • Hormigueo y entumecimiento de manos
  • Dolores de cabeza
  • Dolor en las piernas, rodillas y pies
  • Codo de tenista y golfista

La fascia también actúa como un interfaz entre el cuerpo y la mente, entre la fisiología y el campo energético de una persona. Estirando la fascia no sólo restaura la función muscular, pero también puede dar lugar a una abrumadora sensación de bienestar espiritual y emocional y poner uno en un estado de meditación inmediata.

DMR Therapy® ha ganado mayor aceptación desde que muchas personas entusiastas han descrito la liberación física y emocional notable e inmediato y una sensación energizante de bienestar.

Pin It on Pinterest